. .

Accidentes marítimos

El escándalo del “Erica”
EL BARCO QUE SE ROMPIO

ver informe: El escándalo del “Erica”


Publicado en la Revista General de Marina,
número de Enero y Febrero de 2001)
Luis Jar Torre

El “Erika” un año después

Cierto domingo de diciembre se dejaron caer por el telediario unos exóticos náufragos a quienes el furibundo Golfo de Vizcaya acababa de partir su buque en dos. Como procedo de una familia en la que buena parte de las últimas cuatro generaciones hubo de buscar más allá de la playa lo que el campo les negaba, tengo la lágrima fácil al percibir que algunos “marinos a la fuerza” tienen ya aspecto de náufragos incluso antes de naufragar; los que ahora veía en la pantalla eran indios y acababan de sufrir una experiencia capaz de producir un “shock” al mismísimo Nelson. Recuerdo que, a juzgar por sus caras, lo único que les impedía besar el suelo que pisaban era lo que de forma exquisita alguien ha llamado “característico pudor oriental”. También recuerdo que, en involuntaria solidaridad, el contenido de mi estómago se transformó en una piedra.

Y entonces lo ví, apenas una toma de tres segundos pero allí estaba el capitán animando a sus hombres, espléndido con un turbante de rajá que en otra cabeza hubiera resultado cómico, dominando la situación con su gran talla pese a su corta estatura y con más aspecto de Director General de Salvamento Marítimo que de náufrago. Me sorprendió oír dos telediarios más tarde que, tan magnífico rajá, tras recibir en su hotel la visita de unos caballeros había sido realojado en una prisión gala. Pero cuando, apenas transcurrido un mes, la comisión investigadora francesa encargada de empapelarle concluyó que tan, en apariencia, poco impresionante dotación no había cometido un solo error en semejante crisis, me prometí a mí mismo que aquella era una historia de la que había de enterarme. Y vaya si nos enteramos, la pérdida del petrolero “Erika”, la polución subsiguiente y la recuperación de su carga siguen siendo noticia cuando, trascurrido casi un año, me he animado a escribir este artículo...

 

ver informe: El escándalo del “Erica”