. .

Accidentes marítimos

Recuerdan naufragio del "Principessa Mafalda"

"Principessa Mafalda"

Génova recuerda el trágico naufragio de la nave italiana "Principessa Mafalda", que se hundió por una avería en una hélice la noche del 25 de octubre de 1927 cerca de la costa brasileña, causando 314 muertos, casi todos emigrantes.
GENOVA, 24 (ANSA) - El barco había zarpado de Génova el 11 de octubre, con 1.264 pasajeros a bordo. Su historia será reconstruida mañana en el Galata Museo del Mar de Génova, con un documental inédito procedente de Buenos Aires y una mesa redonda llamada "Con la valija en la mano". La historia del hundimiento, que causó diez veces más víctimas que el también famoso naufragio del transatlántico "Andrea Doria" (víctima de un desastre marítimo en 1956) es transmitida por la Asociación Memoria Compartida.
El documental procedente de Buenos Aires propone entrevistas a los supervivientes, entre quienes se encontraba el futuro "rey del panettone" (un pan dulce navideño italiano) Ruggero Bauli.
La nave fue famosa en su tiempo por el lujo de la decoración; fue también la primera que tuvo un salón de fiestas extendido verticalmente a lo largo de dos de sus puentes. Habitualmente realizaba la travesía transatlántica desde Génova a Buenos Aires, con escalas en los puertos brasileños de Santos y Río de Janeiro, por lo cual era muy conocida entre los sudamericanos y los inmigrantes italianos, que recibieron así a numerosos parientes de la gran ola migratoria tras la Primera Guerra Mundial.
Desde el principio, el "Principessa Mafalda" estuvo rodeado de malos augurios: su nave gemela, la "Principessa Jolanda", se hundió tras la botadura en 1907. Ambas embarcaciones habían sido bautizadas así por dos de las hijas del rey Vittorio Emanuele de Saboya y la reina Elena. La Mafalda real tuvo también un destino trágico: murió en agosto de 1944 durante su detención en el campo nazi de Buchenwald, durante la Segunda Guerra Mundial.
En la noche del 25 de octubre de 1927, el pedido de auxilio del vapor italiano fue recogido por varias naves, entre ellas la holandesa "Alhena" y la inglesa "Empire Star", que acudieron de inmediato: aunque quedaron a cierta distancia por temor a una explosión, lograron rescatar a varios pasajeros, en tanto otros perecieron ahogados al lanzarse al agua. Los relatos terribles de esa noche, con la tragedia en plena oscuridad porque no había luna, hablan de pasajeros que lograron llegar a nado a otras naves, y algunos que se suicidaron de un tiro. La prensa brasileña, por su parte, afirmó que algunos pasajeros fueron devorados por tiburones.
El naufragio del "Principessa Mafalda", recordado junto con el "Titanic" como una de las grandes tragedias marítimas del siglo XX, será recordado también con una placa conmemorativa que se colocará mañana en el museo genovés, que cuenta mediante una exposición tradicional y multimedia el signo de las migraciones en la historia italiana. Mediante reconstrucciones ambientales, se recuerdan los muy diversos destinos de los italianos a lo largo del tiempo: como el colorido barrio de La Boca, en Buenos Aires, y algunas remotas localidades rurales de Brasil, sin olvidar la Ellis Island neoyorquina.