. .

Artículos de interés

Instalan boyas en el Mar Argentino para estudiar nuevas fuentes de energía

 

Cuando un remolcador está trabajando acoderado a un buque con una línea de proa pasada

Es un proyecto de la empresa Y-TEC, de la que forman parte YPF y el Conicet. Ya empezaron una operación de fondeo de 2 boyas a la altura de la provincia de Santa Cruz.
Por primera vez en la Argentina, se empezaron a colocar boyas de manera sistemática en el Mar Austral para evaluar la posibilidad de obtener energía eléctrica de las corrientes y las mareas. Las boyas fueron colocadas el 2 y el 3 de diciembre pasado por un equipo interdisciplinario de 50 profesionales y forman parte de un proyecto de innovación de la empresa Y-Tec, que fue creada por YPF y el Conicet en 2012.
“Argentina busca el autoabastecimiento energético”, dijo ayer el presidente y Ceo de YPF, Miguel Galuccio, durante un acto realizado ayer al mediodía en la oficina de la empresa estatal.
“Hasta ahora la energía mareomotriz ha sido muy poco explorada”, agregó. Las dos boyas, que fueron fondeadas en diciembre permitirán medir corrientes marinas, olas, y parámetros meteorológicos y serán parte de una iniciativa para explorar y utilizar al mar como fuente de energía eléctrica en el futuro.
“Una de las boyas fue colocada en la desembocadura del Río Gallegos por el buque “Lenga”. Al día siguiente el barco siguió navegando y se fondeó la otra boya en Cabo Vírgenes”, contó a Clarín la ingeniera química Norma De Cristófaro, que es profesora e investigador de la Universidad Tecnológica Nacional- Sede Río Gallegos y fue repatriada a través del programa Raíces, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT). Se había ido del país en 1991 y estuvo trabajando como investigadora en Italia. La primera boya que se fondeó está diseñada para aguas poco profundas. En tanto, la segunda boya es para aguas más profundas.
Durante los próximos tres años, ambas boyas se irán desplazando “para sensar y estudiar la potencialidad energética marina en dos zonas diferentes”, comentó De Cristófaro.
Los datos que vayan recopilando se guardan en las mismas boyas y se envían por satélite.
“Los datos serán estandarizados y estarán disponibles en el sistema nacional de datos para que cualquier emprendedor pueda usarlos para obtener energía a partir del mar”.
Además, investigadores en ecología del Centro Nacional Patagónico les avisarán los lugares para explorar sin que se afecte la migración de la fauna local.
En tanto, Gustavo Bianchi, director de Y-Tec y doctor en ciencias de materiales, contó que la empresa INVAP está desarrollando una turbina, de 4 kilovatios de potencia para llegar a aprovechar la energía del mar.
“Estamos estimando gran cantidad de energía porque todo nuestro gran estuario que tenemos, toda la zona de energía del mar es muy alta, y estamos hablando de 10.000 megavatios de potencia que podríamos llegar a instalar", estimó Bianchi tras el acto, en el que también estuvo presente el titular del Mincyt, Lino Barañao, y el presidente del Conicet, Roberto Salvarezza.
El presupuesto para el momento inicial de la compra y la instalación de las boyas fue de 2,5 millones de dólares, y a mitad del año próximo comenzará la instalación de la turbina para establecer a qué altura hay mayor flujo de agua.


(Por Valeria Román; Clarín) 18/12/14