. .

Artículos técnicos

Algunas recomendaciones cuando se efectúan remolques

Capitán Eduardo Gilardoni


  1. El remolcador no debe retroceder o avanzar rápidamente con una línea de remolque pasada. La combinación de momento de inercia del remolcador más la potencia de máquinas casi seguro la romperá. El remolcador deberá maniobrar suavemente hasta templarla y luego ir incrementando paulatinamente la potencia.
  2. Cuando se está tirando atrás o adelante a toda fuerza y se recibe orden de parar se debe disminuir la máquina en forma gradual poniendo primeramente “despacio” y luego recién “para”, ya que la elasticidad del cabo puede arrastrar al remolcador sobre el buque rápidamente.
  3. Cuando se aproxima a un muelle nunca el remolcador debe de quedar entre el mismo y el buque. Esto lo podrían llegar a hacer los remolcadores largos y angostos y pueden permanecer en dicha posición todo lo que la seguridad le permita, pero siempre advirtiendo al práctico de la situación y saliendo de ella antes de que les comience a resultar difícil.
  4. Cuando un remolcador se acerca al costado de un buque que se encuentra navegando, su capitán no se debe permitir ningún momento de distracción ya que la situación puede cambiar rápidamente y cualquier reacción tardía puede ser motivo de un accidente.
  5. Siempre que el remolcador esté yendo a ubicarse cerca de la proa de un buque y antes de haber pasado aún el cable de remolque (especialmente de noche), es una buena idea tocar una corta pitada de advertencia para avisar al oficial que se encuentra a cargo de la maniobra de proa o al personal que allí puede estar trabajando, de su presencia y evitar un posible fondeo de una de las anclas por desconocimiento.
  6. Se debe de tener muy presente que cuando un remolcador cruza la estela de un buque, su hélice tiende a cavitar perdiendo empuje. Esto es primordial cuando se está alcanzando a un buque ya que en dicha circunstancia se puede ocasionar un accidente por su pérdida de eficiencia.
  7. Cuando el capitán del remolcador pase el comando a los controles de popa deberá tener certeza de que los de proa han sido desconectados mientras que los de popa se encuentren en posición neutral y que sus cubiertas de seguridad han sido levantadas. Las razones son obvias: él no podrá estar durante la noche manoteando controles que tienen sus cubiertas de protección colocadas. Por otro lado muchos sistemas de cambio de posición de comando responden a la posición en que se encuentra la palanca de control apenas la transferencia se efectúa y obviamente ello puede provocar un accidente.
  8. Nunca debe ser utilizadas líneas de remolque de NYLON. Ellas son muy elásticas y pueden ocasionar serios accidentes si se cortan.
  9. Cuando un remolcador está trabajando acoderado a un buque con una línea de proa pasada, la misma deberá ser lo suficientemente larga para permitir al remolcador recostarse a lo largo de toda su eslora contra el buque. Si esta es muy corta, la amura del remolcador sería la que quedaría recostada contra el casco del buque y el remolque podría cortarse por excesivo esfuerzo si el buque tiene gran arrancada avante o el remolcador está dando atrás.
Cuando un remolcador está trabajando acoderado a un buque con una línea de proa pasada

Peligros en el remolque:

Veamos brevemente cuales son los dos peligros más comunes que pueden aparecer en un remolque.

  1. Tumbada (guirding)
  2. Un remolcador puede llegar a tumbar cuando el cable de remolque trabaja de costado y muy atravesado. Obsérvese como el giro del gancho de remolque en un remolcador portuario disminuye el brazo de palanca de la cupla escorante cuando el remolcador se atraviesa

    Peligros en el remolque

    Cuanto más bajo este el punto de tiro menor será la cupla escorante

    Peligros en el remolque

    Cuando el riesgo es muy inminente lo que se debe de hacer es largar el cable de remolque mediante el disparador de emergencia del gancho de remolque o lascarlo rápidamente en caso de que el mismo este hecho firme al tambor de aduje.

    Los remolcadores oceánicos que trabajan con éste último sistema disponen en el lugar del comando del guinche de un dispositivo que desbloquea el freno del tambor permitiendo que el alambre salga libremente.

    Este elemento de seguridad se denomina free weel.

    El remolcador alcanzará tanto más rápidamente la posición de riesgo de tumbado cuanto más corto sea el cabo de remolque y/o cuanto más alta se encuentre la posición del gancho de remolque o de la “H” con respecto al centro de flotación.

    Podemos analizar las fuerzas intervinientes que pueden producir una situación de tumbada y calcularlas, aunque fuere de forma aproximada, cuando nos vamos acercando al momento de peligro, pero no creo que ningún marino ante un peligro inminente se ponga a realizar cálculos matemáticos de ninguna clase.

    Baste entonces con saber que un remolcador, ya sea de altura, cabotaje o puerto, puede tumbarse y zozobrar cuando el remolque lo arrastra fuertemente de costado.

    Para prevenir o aminorar esta situación de peligro el remolcador que tire por popa, por todos los medios se debe tratar de mantener el remolque trabajando por dicho sitio evitando fuertes guiñadas en los remolcados.

  3. Que el buque remolcado domine al remolcador
  4. Esta es otra de las situaciones de gran riesgo y se produce generalmente con remolques muy cortos, cuando se entra o sale de puerto, espejos de agua reducidos, se cruzan barras o se navegan por canales o ríos con fuertes mareas y/o corrientes.

    Aquí el remolcado puede desgobernar e incluso alcanzar al remolcador.

    La precaución es navegar a la más baja velocidad posible teniendo potencia de máquinas disponible que permita reacomodar al remolcador.

    En caso de que el remolcado disponga de gobierno podrá también ayudar a ubicarse a la zaga del remolcador