. .

Artículos técnicos

Remolque de emergencia con buques no preparados para tal fin

Cap. E. Gilardoni

Es indudable que desde el momento en que los buques se encuentran ligados entre sí por medio de un remolque, los movimientos de uno estarán influenciados por los del otro, siendo por lo tanto necesario hacer un estudio de estos movimientos, especialmente en buques que no fueron diseñados para remolcar, para deducir la manera de gobernar con el remolcador y el remolcado a fin de que no varíen, o lo hagan lo menos posible, las condiciones evolutivas de ambos buques, así como en el caso de remolque por la popa, en que punto del remolcador deberá afirmarse aquel para conseguir el fin señalado

Cuando un remolcador está trabajando acoderado a un buque con una línea de proa pasada

Sea el buque A remolcando por la popa al buque B, si el A mete su timón a babor continuando el B con el suyo a la vía, el A, por efecto evolutivo de su timón de valor Pn x Ga, empezará a caer a babor y luego de un cierto tiempo ocuparan los dos buques las posiciones indicadas con las letras A y B de la figura.

En esta situación relativa, la tensión del remolque, al no pasar su dirección por el centro de gravedad G del buque A tendrá un cierto momento igual a respecto de dicho centro. Dicho momento se opondrá al momento evolutivo Pn x Ga, hasta igualarlo y por lo tanto anularlo Dicho momento resistente al giro del remolcador disminuirá su velocidad angular hasta anularla, impidiendo que continúe su caída.

El sistema formado por los dos buques llegará por lo tanto a un equilibrio de arrastre giratorio, describiendo una curva de gran radio ya que.

Pudiera ocurrir que la tensión del remolque fuera tan grande (cuando el desplazamiento del remolcado sea elevado y pequeña la potencia del remolcador) que su momento respecto a G, adquiera un valor tal que, y entonces sería imposible que el buque A cayese a la banda aunque tuviese todo el timón metido.

Es necesario que el radio de evolución no sea grande y ello puede conseguirse con la siguiente combinación de maniobra:

Si el buque B, en lugar de seguir con su caña a la vía, al iniciar la caída el A, mete simultáneamente su timón a la banda contraria, e estribor en este caso, hasta ocupar una posición B’, tal que la dirección del remolque pase por el centro de gravedad de A.

Una vez conseguido esto cambia su caña a babor, dejándola metida el ángulo conveniente para que tal condición no varíe durante todo el giro.

Se habrá suprimido así el momento resistente de y por lo tanto el remolcador adquirirá la misma velocidad angular que adquiriría si maniobrase solo.

El sistema de los dos buques llegará al equilibrio de arrastre giratorio formado por sus diametrales con un ángulo mayor que el y la curva que describirán tendrá un radio mucho más reducido que en el caso anterior.

La manera de anular por completo el momento resistente del remolque y permitir que el remolcador maniobre con facilidad sería afirmar el remolque en la vertical del centro de gravedad del remolcador.

Esto es lo que se tiende a hacer en los buques destinados especialmente a remolcar, a los cuales se les provee de una ubicación del gancho de remolque tal que permite traccionar del remolque en las proximidades de la vertical del centro de gravedad, con lo cual, si no anulado por completo, queda muy reducido al momento de generar un momento evolutivo.