. .

El ‘ferry híbrido’ con fotovoltaica y gas natural más grande del mundo se construye en Bilbao



Novedosa forma de botar un buque: Mediante air bags


Alusín Solar, en colaboración con la empresa bilbaína Bikote Solar, ha realizado la planificación, diseño, e instalación de más de 700 m2 -el equivalente a 450 módulos- sobre la cubierta del primer ferry fabricado íntegramente en los astilleros de La Naval, situados en Sestao, en la ría de Bilbao.

El Texelstroom, primer ferry para el tránsito continuo en incorporar en su cubierta placas solares que abastecerán parte de sus baterías, se encuentra prácticamente listo para poner rumbo a aguas holandesas, donde realizará su recorrido para el transporte de pasajeros y vehículos entre el puerto holandés de Den Helder y la isla de Texel.

El buque es el primero fabricado íntegramente en los astilleros de La Naval, en Sestao, en plena ría de Bilbao, un enclave fundamental para la industria naval del País Vasco. El proyecto lleva en marcha desde mediados de 2014, cuando la empresa armadora holandesa TESO (Texels Eigen Stoomboot Onderneming) encargara a los bilbaínos la realización de este buque.

Gas natural y energía solar

Se trata de una nave híbrida, propulsada mediante gas natural y energía solar, que cuenta con baterías de ion-litio de 1,6 MWh, que abastecerán al barco durante las maniobras en puerto, evitando así la concentración de gases tóxicos. Las placas solares proporcionarán alrededor de los 150 kWh, pero los responsables estiman que sean capaces de llegar al 40 o 50% de la capacidad total de las baterías.

Alusín Solar, en colaboración con Bikote Solar, ha diseñado e instalado toda esta matriz solar que aportará energía completamente limpia, ayudando así al cometido del proyecto de crear un medio de transporte respetuoso con el medio ambiente.

La complejidad del proyecto solar ha sido alta debido sobre todo a la climatología a la que la instalación se verá expuesta, y es que el hecho de instalar un sistema como este sobre la cubierta de un ferry supone que las placas y estructuras habrán de soportar la corrosión constante ocasionada por la bruma marina. Para esto se han aplicado anodizados especiales capaces de soportar climatologías extremas, como los que la empresa avilesina ya ha instalado en otros proyectos en zonas de América del Sur, Jamaica, Republica Dominicana o Puerto Rico.

El otro gran factor a tener en cuenta para la durabilidad del sistema solar son los vientos; para atajar este problema se optó por la instalación de estructuras angulares, inclinadas unos 15 grados sobre la cubierta, usando estructuras y fijaciones reforzadas para soportar cargas de viento huracanadas, también usadas previamente en los países caribeños.

La instalación de la matriz se ha finalizado en el pasado mes de enero, y ya solo queda que los armadores de La Naval remachen los últimos detalles para ver a este gigante de la náutica surcar la ría bilbaína rumbo a aguas del Mar del Norte.

Un buque respetuoso con el medio ambiente

El número de pasajeros que podrá albergar la embarcación es de 1.750, además de 350 vehículos en sus bodegas, repartidas en dos niveles. Otra de las características más peculiares del ferry es su simetría. Se han duplicado sus salas de máquinas así como los puentes de mando para evitar así giros y que sea un recorrido completamente lineal en sus 4 kilómetros y aproximadamente 15 minutos de ruta. El Texelstroom está equipado con las mayores innovaciones tecnológicas, uno de los requisitos fundamentales del proyecto, además de contar con sistemas de consumo sostenibles para el medio ambiente -cruciales para la localización- en pleno parque natural de la costa norte holandesa.


(ENERGETICA XXI) 15/02/16