. .

Artículos técnicos

Tracción a punto fijo


Capitán Eduardo O. Gilardoni

La tracción a punto fijo o "bollard pull", es la medida de la fuerza que un remolcador, al 100% de su potencia de maquina/s (KW-rpm), puede alcanzar durante un tiempo determinado, en unas condiciones que vienen establecidas por las Sociedades de Clasificación y que como regla general son:

  • Calado/Asiento: Máximo según tipo de propulsor.
  • Agua bajo la quilla: 2 veces el calado; como mínimo 10 m.
  • Longitud del remolque: 2 veces la eslora; como mínimo 100 m
  • Viento: calma o menor de 5 m/s
  • Corriente: Menor de 0,5 m/s
  • Estado de la mar: Calma
  • Potencia de maquina/s: 100%
  • Dinamómetro: Capacidad 110% del máximo BP estimado

Por otra parte, al ir disminuyendo la eslora, aumentando la manga y la potencia de los motores, así como, procurando que el calado máximo sea el adecuado para el servicio en puerto, el remolcador se diseña con una estructura, compartimentado, etc. que le dan gran robustez y seguridad. De lo indicado se deduce que en la mayoría de los casos el remolcador se debe diseñar de acuerdo con las necesidades operativas para el puerto donde vaya a efectuar sus servicios.